ruta5@masaimedia.cl
Image Alt

La secreta ruta hacia Las Lagunas Escondidas de Baltinache

La secreta ruta hacia Las Lagunas Escondidas de Baltinache

San Pedro de Atacama es un tesoro desértico único en el mundo, volviéndose habitual escuchar de sus atractivos más concurridos toma nota, porque aquí te contaremos el secreto de cómo llegar a estas increíbles lagunas escondidas.

Así es como nos aventuramos a conocer las Lagunas Escondidas de Baltinache: el tesoro casi perdido que se encuentra en las faldas de la Cordillera de la Sal y a minutos de San Pedro de Atacama. Nuestro próximo destino ofrece la posibilidad de nadar en aguas saladas. Estas lagunas perduran hace millones de años después que el Salar de Atacama quedará seco y aislado, hoy cautivan a los visitantes por su intenso color turquesa; en contraste con la Cordillera de la Sal que  lo convierte en un paisaje surrealista.

Puedes realizar este recorrido en un tour o puedes llevarlo por cuenta propia. Te aconsejamos acceder con un auto tipo 4×4, porque en el camino te irás encontrando con algunas piedras.

Las Lagunas Escondidas de Baltinache se encuentran a 57 kilómetros desde el centro de San Pedro y para encontrar su secreto camino deberás ir en dirección a Calama, por la ruta B-241, para luego tomar el desvío que anuncia el Valle de la Paciencia, desde allí debes continuar 45 kilómetros hasta Las Lagunas Escondidas. Este camino es pedregoso, no se encuentra pavimentado; si no tienes un vehículo con estas características no te expongas a pinchar un neumático, es más; durante el camino, verás unos cuantos abandonados en el desierto… Esta es una de las razones por las que todavía es un atractivo que no mantiene gran flujo turístico.

Te recomendamos verificar si cuentas con una rueda de repuesto y todos los implementos necesarios para realizar el cambio; si no quieres arriesgar tu vehículo, toma la ruta con un tour operador.

Al llegar, debes pagar una entrada general de $5.000 pesos con derecho a servicios de ducha y baño; además, de sector de camping. Comienza el recorrido a las sorprendentes 7 lagunas de aguas turquesas que se abrazan de una gruesa capa de sal, lo que realza aún más el intenso color del agua.

Lleva traje de baño y prepárate para nadar en aguas con altísima salinidad que te harán flotar sin ningún esfuerzo. Podrás disfrutar de este fenómeno de la naturaleza en dos de estas lagunas, en la primera y en la última. Te revelaremos otro secreto… ¡la última es mucho más grande!

Tomate el tiempo que necesites en el viaje, tendrás a disposición un paisaje sorprendente. Disfruta el recorrido y dale atención a las piedras que se levanten; a lo lejos podrás divisar el blanco salar que se destaca entre el polvo, como un oasis en medio del camino las secretas Lagunas de Baltinache se dejan contemplar.

No te olvides de tomar algunas fotos en el lugar y de sacarte la sal del cuerpo; después de flotar en medio de la nada quedaras totalmente blanco. Lleva una botella de agua para que te puedas limpiar los pliegues de tus brazos y piernas, puesto que estas son las zonas que más se rozan al caminar. Además, de sandalias y protección solar. Ojo, no te sumerjas con protección solar ya que los aceites pueden dañar el ecosistema del agua. 

La paz y la tranquilidad son indudables y el paisaje es simplemente extraordinario, por lo que el respeto al entorno es muy importante como visitantes; no te salgas del sendero y no dejes ningún rastro de basura al retirarte.

Una increíble idea es tomar esta ruta en el medio día, así puedes pasar la tarde disfrutando de la laguna, de un picnic con tus amigos y de un mágico atardecer contemplando cómo se mutan los colores del salar, el desierto y todas las lagunas.

Deja tu comentario: