ruta5@masaimedia.cl
Image Alt

Caminando por el Valle de la Luna

Caminando por el Valle de la Luna

En medio del desierto, el pequeño y amigable pueblo de San Pedro ofrece imperdibles panorámicas de lugares que se encuentran en el altiplano chileno; llegando a grandes alturas sobre el nivel del mar. 

El Valle de la Luna es un imperdible del norte de Chile, no por nada es visitado durante todo el año, su maravillosa geología pareciera que fuese un cuadro de la Luna. Está ubicada en la Cordillera de Domeyko, en la depresión que rodea Sierra Orbate a 2250 metros sobre el nivel del mar. La vista es incomparable donde se puede apreciar las rocas sedimentadas intervenidas por diversos minerales como: la sal, arcilla, clorato y yeso un destino para disfrutar de un espectáculo silencioso.

Se puede realizar el recorrido con un guía local, un trekking de baja intensidad donde es necesario que lleves ropa adecuada, además de protección solar y abundante agua. Otra de las alternativas para experimentar el trayecto es en bicicleta, arrendar por el día y pedalear por paisajes de otro planeta por 15 kilómetros, no te asustes porque la intensidad es media, lo que debes considerar es el clima. Si se presenta mucho viento no es recomendable salir de excursión, ya que es mucha la arena que se levanta en el camino.

La entrada al Valle es de $2.000 pesos, por lo que debes llevar efectivo. Una vez adentro podrás conocer Las Cavernas de Sal y sentir el lugar de la forma más increíble, entrando y saliendo por los diferentes puntos de la caverna. Es entretenido para los que se atreven, podrás experimentar pasar por lugares pequeños donde tendrás que entrar gateando.

Más adelante te encontrarás con las Tres Marías, formaciones de piedra erosionadas por la sal y el viento del desierto compuestas por granito, cuarzo y arcilla. Otra de las actividades que puedes disfrutar en el Valle de la Luna es el Sandboard en la Gran Duna, lugar ideal para pasar el atardecer y capturar la magia que habita en este lugar. También es recomendado ir durante las noches de luna llena, un paseo que debes realizar con la ayuda de un tour operador.

Ya lo sabes, el lugar más inhóspito del planeta donde no existe flora ni fauna te espera con sus sorprendentes paisajes difíciles de explicar.

Deja tu comentario: